El Parque Científico y Tecnológico de Tenerife establece puentes con Silicon Valley

El Parque Científico y Tecnológico de Tenerife establece puentes con Silicon Valley

IMG_0099_

El consejero del Área Tenerife 2030, Antonio García Marichal, se interesó por una posible red de prescriptores de canarios en Silicon Valley de la mano del dreamer del PCTT en Imagine, Gabriel Álvarez.

El representante del Parque Científico y Tecnológico de Tenerife (empresa adscrita al Área Tenerife 2030) en el programa Imagine Silicon Valley 2016, desarrollado en el Imagine Creative Center de San Francisco durante el mes de julio, Gabriel Álvarez, fue recibido por Antonio García Marichal, consejero del Área Tenerife 2030 y el equipo de Emprendedores del PCTT con el fin de conocer los frutos de su experiencia en el mayor polo de innovación y emprendimiento del mundo en la actualidad.

El tinerfeño aplicó los conocimientos y habilidades en el Project Yama, un proyecto grupal en el que los “dreamers” trabajaron sobre el reto planteado por la empresa Frit Ravich, mayorista del sector de la alimentación: “cómo digitalizar y liderar el canal «Impulso», orientándose principalmente a los pequeños comercios tradicionales y las tiendas 24 horas. Estos puntos de venta apenas están informatizados y carecen de control de stock, problemas a los que el grupo del tinerfeño dio solución a través de la logística colaborativa, un “market place” en la nube al que se solicita el producto y en la nube se ofrecen las distintas opciones, precios y quién lo distribuye. Frit Ravich, que cuenta con la propiedad intelectual de este desarrollo innovador, decidirá este mes si continúa con el proyecto apostando por el equipo creativo en el que se integra el dreamer tinerfeño.

En lo que se refiere a Plan&Play, la startup tinerfeña en la que participa (que consiste en un buscador de partidas y torneos e-gaming), también se beneficiará de su experiencia en Silicon Valley. Tras la valoración de varios expertos e inversores americanos, los tinerfeños han decidido continuar validando el modelo de negocio y hacer crecer la comunidad de usuarios (ahora mismo sobre 10.000), así como la cantidad y la calidad de los eventos. Con mejoras en la experiencia de usuario podrán dar finalmente el gran salto a eventos nacionales y en el futuro conseguir inversión.

Antonio García Marichal solicitó al dreamer del PCTT colaboración y asesoramiento en los programas formativos y de mentorización de TF INvierte y la comunidad Start IN para que las startups tinerfeñas y las empresas acogidas en los programas de aceleración del PCTT  puedan aprovechar al máximo su experiencia, nuevos conocimientos y habilidades adquiridas.

García Marichal se interesó también por la red de contactos de españoles en Silicon Valley para establecer sinergias colaborativas con el PCTT, en línea con el ambicioso plan de comercialización que va a poner en marcha el parque tinerfeño para atraer la inversión extranjera a Tenerife y la instalación de multinacionales tecnológicas en la Isla. “Se trataría de llegar a empresas multinacionales a través de estos contactos -asegura García Marichal- para que ejerzan de prescriptores y nos ayuden en esa canalización de inversión. Queremos ofrecer personal profesionalizado a las empresas que quieran instalarse aquí, además de un régimen fiscal como incentivo (la Zona Especial Canaria, la RIC, las Inversiones en Inmobilizados, etc.), incentivos que en otros países no se dan y aquí se garantizan por ley, en algunos sectores incluso por debajo de algunos paraísos fiscales). Esta línea de trabajo enlaza asimismo con otro proyecto que quiere poner en marcha el Cabildo de Tenerife, una red de prescriptores de canarios por el mundo que ayuden a vender el producto `Tenerife´”.

Gabriel Álvarez también destacó al consejero del Área Tenerife 2030 la calidad de la formación académica estadounidense, una formación universitaria real y adecuada a las necesidades de la empresa “Las facultades allí te preparan para lo que las empresas demandan, es una formación muy práctica y real. Si empiezas Informática en Stanford, por ejemplo, te van a enseñar lo que quiere Google en ese momento, por lo que el universitario formado en Stanford, Harvard o Barckley es “carne de empresa”. Desde mi punto, este es un hándicap que tienen las universidades españolas, que deberían enfocar más su formación a las demandas de las empresas”, asegura el dreamer.

Antonio García Marichal se congratula especialmente de este punto porque precisamente, el PCTT “a través del proyecto de la Escuela de Innovación pretende ayudar a despertar esas vocaciones científico-tecnológicas que son los perfiles más demandados por las empresas hoy día y más en el futuro, así como crear el ecosistema empresarial que les facilite después su inserción, de modo que tengamos que exportar ese talento”.

gafas

Imagine Sillicon Valley

Gabriel Álvarez asegura que la experiencia en Imagine Silicon Valley fue muy positiva y enriquecedora: “cuando sacas a un equipo multidisciplinar y con talento de su zona de confort se estimula enormemente su creatividad. Esa es la esencia del programa”.
El proceso creativo de Imagine consiste en cuatro partes: reformulación del problema, generación de ideas, desarrollo del prototipo y comunicación. El dreamer resume así la experiencia:

“En Yosemite, California, tuvo lugar la primera fase, en la que tuvimos nuestra primera toma de contacto. Se diseñan los grupos de trabajo en base a los perfiles profesionales y personales y a los desafíos que nos plantearon los cuatro patrocinadores. La segunda fase, ya en San Francisco, pretendía enseñarnos cómo afrontar los problemas, y aprendimos técnicas de creatividad similares a las que aplica Jorge Amador en el curso intensivo LINC. Entre ellas, el método Lombard, que básicamente consiste en divergir para encontrar la mayor cantidad de soluciones posibles a los problemas. Cuanto más se abarque y más tiempo se le dedique es más posible que surjan soluciones más creativas e innovadoras. De un brain storming te quedas con tres o cuatro muy buenas.

En la tercera fase se prototipan las soluciones que el patrocinador valida. Por ejemplo, uno de los proyectos se centraba en un anillo que abría cosas, el “sharing”, y tuvieron que hacer una copia física que tenía que funcionar. La última fase es la de la comunicación. Cuando tu proyecto es ya sólido aprendimos cómo comunicarlo de modo que llegue mejor a la audiencia, de un modo más sencillo. Practicamos el speech al “modo americano”: “dime qué vendes, cuánto cuesta y lo que me costaría”. La diferencia de culturas es importante. Por ejemplo, en una sesión de networking, después de los primeros 30 segundos ya te pueden decir si les gusta tu idea o no por la manera que tienes de comunicarla, por lo que hay que ser muy directo, como ellos”.

Gabriel Álvarez resume su experiencia así: “gracias a Imagine he recuperado mi capacidad de soñar, de ser un “dreamer”, algo que tienes de niño y vas perdiendo con la edad. Todo lo que quieras hacer, tienes que hacerlo ya. Inculcar la `cultura del fracaso´ también es muy importante, reforzarse y aprender del fracaso es muy importante, algo que se debe incorporar a nuestra política educativa”.

Después de conocer a ingenieros de empresas de la entidad de Google, Facebook, Apple, Dropbox o Twitter y algunas de menor escala, Gabriel ha establecido una agenda de contactos que le ha servido para comenzar alguna colaboración desinteresada que podría ser el comienzo de algo más importante.

IMG_0095_

 



Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar