José Luis Navarro: “Hay que generar sensaciones, hay que emocionar y eso se puede lograr a través del uso de las tecnologías”

José Luis Navarro, CEO de Inmedia Studio puso sobre la mesa la importancia del uso y de la aplicación de las nuevas tecnologías para el sector turístico. En esta línea habló de la necesidad de que aquello que se crea o genera sea “útil” y “aplicable”. Bajo el título “Replicar y ampliar las emociones del Turismo” el co-fundador de Inmedia Studio logró despertar el interés de un público joven y especialmente interesado por el uso y las aplicaciones las nuevas tendencias en tecnología.

En esta línea defendió la idea de que el cambio es una realidad y que todo apunta al uso de las emociones como parte fundamental de esta tecnología. “La tendencia va cada vez más encaminada a generar sensaciones, a provocar la acción o la emoción del usuario”, puntualizó.

Entre sus aplicaciones turísticas, Navarro hizo referencia a la implantación de una cabina de realidad virtual que a modo de telescopio está ubicado actualmente en las calles de París. Una vez que el usuario la utiliza se traslada al París del siglo XV. “Es una especie de viaje en el tiempo. Esta cabina tiene olores, te provoca sensaciones, es un complemento más para la experiencia del turista”. Esta tecnología también es aplicable a la conversión en forma de reservas hoteleras. “Se puede instalar esta cabina en una cadena de hotel y que permita al turista visitar otros hoteles de la cadena. Al final podrá, incluso, cerrar una próxima reserva”.

¿Y cómo aplicar esto a un proyecto que está en proceso? Con tan solo un aplicación de realidad virtual, Inmedia Studio es capaz de crear la decoración que puede llegar a tener un hotel que esté en fase de construcción. “Esto le permite al empresario hotelero ir sobre seguro, crear y ver su proyecto terminado antes de que sea un realidad material”,destacó el CEO de Inmedia Studio.

Como punto final de la conferencia el experto en tecnología apuntó a la necesidad de “repensar” de ver la realidad con otros ojos. “Es fundamental que cambiemos nuestra forma de ver la tecnología. A veces el sistema ya existe y tan solo hay que volver a plantear una forma más útil de llevarlo a cabo y así mejorar la experiencia del usuario”, finalizó