La sostenibilidad como eje del turismo

El mayor foro de la innovación de Canarias fi2 reflexiona sobre ‘El turismo y sus retos en una etapa de crecimiento: La sostenibilidad como eje’ a través de una mesa redonda en la que participaron en el mediodía del martes 26 de septiembre Felipe Monje, director de Bodegas Monje; Juanjo Martín, cofundador de Discover Experience, turismo astronómico; Lola Rodríguez de Azero, de Senda Ecoway; Gabriela Brieba, de Sanpani; Dulce Torres, de Sinpromi con la moderación de Valerio del Rosario de El Cardón Naturexperience.
El objetivo de esta mesa era aportar las distintas visiones al modelo de negocio que se define como sostenible cuando el emprendedor introduce en el modelo de negocio aspectos sostenibles y por tanto capta valor económico, pero también valor social y medioambiental.
En este sentido, Valerio del Rosario insistió en que “tenemos un clima envidiable y valores que nos hacen distintos. Llevamos décadas viviendo del turismo y hemos tenido que ir gestionando la actividad. Esa gestión no es sencilla, en todo este período aparecen pequeños problemas y en determinados aspectos no hemos hecho la tarea”.
Dulce Torres, de Sinpromi remarcó que “no se puede hablar de sostenibilidad sin la accesibilidad. Debe ser uno de los parámetros de la calidad turística. No podemos tener una isla sostenible sin que sea accesible”. Una visión similar la aportó Gabriela Brieba de Sanpani: “Nuestro objetivo es lograr la accesibilidad en materia alimenticia para que nadie se quede fuera de este destino por sus gustos o sus limitaciones alimenticias”
Dolores Rodríguez de Azero de Senda Ecoway afirmó que la “sostenibilidad debe ser una forma de vida, por ello en nuestra plataforma aportamos formas de moverse siempre sostenilbles y ecológicas”.
Juanjo Martín de Discover Experience reconoció el valor que tiene Canarias como lugar privilegiado. “Montamos Discover Experience hace cinco años para poner en valor un recurso que puede parecer muy natural y común pero que es muy desconocido: el cielo. La gran mayoría de la población mundial jamás ha visto un cielo estrellado”. Sin embargo, alertó de la posibilidad de que “muera de éxito” y explicó que en algunos momentos del año, “hay tal carga de personas viendo las estrellas en el Parque Nacional del Teide que puede llegar a dejar de convertirse en una experiencia interesante para el turista”.

Felipe Monje de Bodegas Monje remarca que en Canarias “hay un montón de lugares y rincones que no se conocen y es el turista quien los va a dar a conocer a través de la red. El turista puede venir con todo incluido pero gran cantidad de ellos quieren conocer el Tenerife profundo. El turista es el que decide y nos hace poner las pilas a nosotros. El propio turista será quien haga que ejecute la transformación del mercado”.

En ese sentido, Juanjo Martín recordó que “llevamos muchos años luchando por traer turistas. Ya los hemos conseguido: no entiendo los aplausos por las cifras porque que venga un millón más de turistas a lo mejor no es tan bueno”. El responsable de Discover Experience hizo la analogía con el sector de la observación de cetáceos y pidió una auto-regulación de la actividad de la observación de estrellas para dar la mejor experiencia a los turistas.
La responsable de Senda Ecoway, Lola Rodríguez de Azero, destacó en la necesaria reflexión de comprobar “cómo de sostenibles estamos y somos en Canarias”. Solicitó un replanteamiento del posicionamiento y recordó que “es más difícil cambiar el modelo más que crearlo”. Se sumó a la reflexión de Monje de que será el propio turista quien empuje al cambio, “y entonces, llegaremos tarde y no habrá una visión del destino sino una respuesta a lo que los turistas nos demandan”.
Gabriela Brieba de Sanpani afirma que “uno de los principales valores está en que el turista repita y para que lo haga, su experiencia tiene que ser positiva. Si no respetamos las restricciones (en este caso alimenticias) que trae de antemano como parte de su ocio no va a poder repetir. El destino gana si nos comprometemos con la accesibilidad alimenticia”.
Dulce Torres, de Sinpromi, añade que “falta un compromiso global y un profundo conocimiento de lo que significa accesibilidad universal. Hay que garantizar que toda la cadena turística tiene que ser accesible”. Ante la pregunta de si es caro tener un destino accesible, responde: “No es caro porque proyectando desde el principio con la normativa en la mano. Lo caro es hacerlo mal y tener que adaptarse luego”.